Ké Huelga Radio

“Autodefensas”: doble rasero

Miércoles 29 de enero de 2014
JPEG - 868.5 KB

La fotografía puede consultarse en internet. En Olinalá, un rozagante Ángel Aguirre alterna con los líderes del movimiento ciudadano que libró ese pueblo de la Montaña del narcotráfico, entre quienes destaca por su frescura y su sonrisa sincera Nestora Salgado García. El encuentro ocurrió cuando el gobernador de Guerrero acudió a Olinalá para reconocer el esfuerzo, que calificó como heroico, de las y los olinaltecos que tomaron en su manos la seguridad ante la complicidad de las autoridades con los narcotraficantes.

Hoy Nestora está lejos de esa habitación y de su pueblo; también de la risa de ese día. Se encuentra encerrada en una cárcel federal ubicada en el Estado de Nayarit. La procuraduría de justicia del mismo gobernador que, emocionado, estrechó su mano, fabricó una acusación en su contra.

Entre agosto y diciembre de 2013, el gobierno del Estado de Guerrero ha ejercitado acciones penales en contra 68 personas vinculadas a las policías comunitarias; 13 de ellos permanecen privados de la libertad y 3 se encuentran en penales federales de alta seguridad. La gran mayoría de los detenidos participaron en esquemas de policía comunitaria que, en su momento, fueron reconocidos como interlocutores y actores relevantes por el Gobierno estatal.

Como se ha puesto de relieve tras a reciente intervención del Gobierno Federal en la crisis michoacana, el surgimiento de las policías comunitarias y las autodefensas sólo puede entenderse como correlato de las omisiones y acciones del Estado mexicano. En el caso de Guerrero, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) documentó respecto de las primeras la indiferencia de los gobiernos frente a la pobreza y la violencia impune que prevalece en el campo guerrerense; en cuanto a las segundas, la CNDH describió cómo el Gobierno estatal apoyó activamente el surgimiento de las autodefensas y señaló que en el caso de la policía comunitaria indígena incluso existe en la entidad una ley -la número 701- que le reconoce entidad jurídica.

El nacimiento al amparo de los gobiernos estatales de los movimientos de autodefensa y la incuestionable legalidad de la Policía Comunitaria indígena de Guerrero bastarían para poner en duda la pertinencia política y legal del encarcelamiento de sus líderes. Pero tomando en consideración que, además, las detenciones se han derivado de acusaciones carentes de toda proporción -los líderes son señalados de delitos gravísimos como secuestro y terrorismo-; con violaciones flagrantes al debido proceso -no tuvieron defensa adecuada-; y empleando el traslado a penales federales de máxima seguridad como castigo -uno de los dirigentes indígenas guerrerenses está encerrado en Almoloya, junto a los más peligrosos narcotraficantes-, el uso de la justicia penal en estos casos queda evidenciado en su parcialidad y falta de idoneidad. ¿No sería lo lógico que el Estado mexicano enfocara su aparato de seguridad, justicia y readaptación en la aprehensión y el procesamiento de personas como Enrique Placarte, presunto líder prófugo de Los Templarios, y no en líderes comunitarios como Nestora Salgado García?

Incluso la CNDH, siempre calculadora, coincide con esta apreciación, pues señaló en su Informe que las autoridades de Guerrero "han realizado diversas acciones que aparentan un uso político de la justicia con la finalidad de criminalizar la actuación de ciertos grupos y personas; ejemplo de ello es solicitar el internamiento de la coordinadora de la policía comunitaria en un centro penitenciario alejado de sus familiares".

Esta consideración puede aplicarse en términos idénticos al caso de Michoacán, pues varios integrantes de las autodefensas han sido detenidos y trasladados a penales federales como castigo y para obstaculizar sus defensas. Uno de sus abogados, nuestro apreciado Leonel Rivero, ha puesto con razón sobre la mesa la discusión jurídica sobre el "estado de necesidad" como causa de justificación de las conductas que se les imputan a los comuneros de Aquila: los campesinos michoacanos habrían infringido bienes jurídicos tutelados por la legislación federal en materia de armas de fuego, para proteger bienes mayores: su vida y la de sus familiares, amenazada por delincuentes impunes.

Sin duda, como lo ha señalado recientemente Human Rights Watch, el surgimiento de este fenómeno suscita fuertes cuestionamientos desde una perspectiva de derechos humanos. Pero incluso yendo más allá de esa perspectiva y asumiendo, en lógica de ministerio público, que las personas que en Michoacán y Guerrero se sumaron a las autodefensas y a las policías comunitarias durante el último año cometieron alguna conducta ilícita, la misma perspectiva obliga a exigir que sus procesos sean justos; que las conductas que se les imputen guarden proporcionalidad con los hechos; que el contexto de las conductas sea tenido en consideración; que su defensa no se obstaculice; y que no se confine a los acusados a penales federales de máxima seguridad donde no pueden acceder materialmente a un contacto fluido con sus familiares y sus abogados. Es tiempo de reconocer que un problema social complejo no puede resolverse con la llana y mecánica respuesta del derecho penal.

Mientras que las autoridades federales reconocen como interlocutores a integrantes de las autodefensas michoacanas y cuando un sector importante de la opinión pública enfatiza la relevancia de generar un proceso de acercamiento entre el Estado y estos cuerpos, cerca de 100 hombres y mujeres de Michoacán y Guerrero enfrentan acusaciones penales por esta situación y al menos 32 se encuentran privados de su libertad, mas de 20 en cárceles federales. Y si bien muchas de las acusaciones se gestaron en las procuradurías estatales, ha sido el Gobierno Federal el que ha convalidado el encierro de las y los campesinos en cárceles federales de máxima seguridad, bajo endebles argumentos, lo que en el contexto político y legal actual sólo puede ocurrir con la anuencia directa del Secretario de Gobernación.

Para ser una verdadera política de Estado frente a la irrupción de las autodefensas y las policías comunitarias, la intervención federal en Michoacán debe incorporar una política clara ante este fenómeno, que pase por la revisión minuciosa de las acusaciones presentadas contra las personas vinculadas a este movimiento y que ponga fin al uso político de las cárceles federales del que han sido víctimas tanto los activistas michoacanos como los guerrerenses. Esa decisión, desde ya, puede tomarla la Secretaría de Gobernación.

De lo contrario, si persiste el doble rasero, será infructuoso que los gobiernos apelen al diálogo con los integrantes de las autodefensas y las policías comunitarias, pues no podrán dejar de sentir que pende sobre ellos y ellas la amenaza ejemplificada en el caso de Nestora: esa que advierte que en unos meses, el mismo funcionario que hoy les da la mano puede terminar festinando su encierro en un penal federal.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | | Estadísticas del sitio | Visitantes : 130 / 4315512165

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Noticias   ?

Sitio desarrollado con SPIP 3.0.22 + AHUNTSIC

Creative Commons License