Ké Huelga Radio

Contribución de la Ké Huelga a la Convergencia de medios - Agosto de 2013

Martes 6 de agosto de 2013 por kehuelga

Saludos a todxs los compas que trabajan en los medios libres y alternativos; a la Convergencia de Medios que hace posible este encuentro de colectivos, grupos y organizaciones que trabajamos en los medios libres.

Queremos compartir con ustedes algunas reflexiones acerca de lo que hemos aprendido en estos 14 años y sobre el camino que vemos delante en la lucha por transformar nuestro país.

Lo que entendemos por “radio libre”

Estas líneas no son una definición de la radio libre sino un resumen de nuestras experiencias en la comunicación libre.

El proyecto de radio libre Ké Huelga surgió hace 14 años, en 1999, durante la huelga estudiantil de 1999 en la Universidad Nacional Autónoma de México. La radio fue creada para combatir las mentiras que los medios masivos difundían sobre el movimiento de huelga. Tras la entrada de la PFP en la UNAM en febrero de 2000, la radio fue refundada y tomó un nuevo curso, abriéndose a los movimientos sociales de México y el mundo. Pensamos que la radio libre es un espacio de comunicación e intercambio que abre posibilidades de diálogo y encuentro y por esa vía, pone en cuestión dos mecanismos fundamentales del control social: la incomunicación y el silencio mediático.

En la "Ké", pensamos que la radio libre debe experimentar una comunicación donde quienes hablamos por los micrófonos no somos ni nos consideramos "especialistas" y tenemos claro que la práctica de comunicación sólo tiene sentido si aquell@s que escuchan rompen la pasividad y comparten su palabra. Ello resulta evidente en el caso de las luchas sociales que encuentran en nuestra radio un medio para dar a conocer sus exigencias e iniciativas. De un modo más cotidiano, en la Ké se permite que diversas expresiones culturales, sociales, políticas, e incluso individuales, "sin tiempo en el aire", tengan canales de mutuo descubrimiento. Donde los medios comerciales dicen "audiencia" nosotr@s decimos "compañer@s".

En esa perspectiva, uno de los principios que funda la radio libre es la defensa del uso libre de las frecuencias, bajo la idea de que no es necesario pedir permiso al Estado para hacer disfrutar de un bien común. De entrada, esto marcó una diferencia muy grande respecto al resto de los medios masivos pero también respecto a las estaciones que funcionan con cierta cercanía a las instituciones gubernamentales. No se trata pues ni de una radio ciudadana, ni de una radio permisionada, tampoco de una radio pirata, pues nunca hemos tenido una intención lucrativa en el proyecto. La Ké Huelga ha ido inventando su práctica como radio comunitaria, centrada en el aprendizaje y el apoyo mutuo con los movimientos que luchan contra los poderes hegemónicos: el Estado, los partidos políticos, el poder y control de los medios que detenta la iniciativa privada.

La Ké Huelga está conformada por una colectividad de individuos que trabajan de forma voluntaria, sin recibir ninguna remuneración a cambio. La participación en la radio responde al deseo de crear un espacio y los medios para la circulación libre de las ideas. Esta apuesta por la libertad se manifiesta en una postura anticapitalista que busca la transformación de las relaciones sociales de subordinación, explotación o discriminación. Varias experimentaciones se desprenden de esta manera de actuar. La primera de ellas es una subversión del lenguaje radiofónico que utilizan los medios masivos. Además de que en la Ké Huelga no existen límites para la exploración sonora, apostamos por contenidos, músicas, ruidos, informaciones y formas de comunicación que no reproduzcan ninguna ideología o forma de dominación.

Mantener la libertad de comunicación en su sentido más amplio nos lleva también a establecer una autonomía respecto al Estado, pues es éste quien regula y limita los contenidos en aras de proteger sus propios intereses. Es sabido que toda radio que acepte las regulaciones y/o el financiamiento del Estado está obligada a reproducir una determinada cantidad de anuncios y contenidos gubernamentales, lo cual evita y limita la capacidad crítica de quienes participan en esos proyectos. Por otro lado, sabemos que la libertad implica también la búsqueda de formas de generar recursos económicos para no crear dependencia respecto a ninguna institución, empresa u organización que quisiera limitar o regular nuestras ideas. A partir de estas certezas caminamos hacia la autogestión entendida esta como parte de un proceso de autodeterminación.

En la Ké Huelga sostenemos una postura solidaria con los movimientos que buscan la transformación social. No somos periodistas, informadores, ni profesionales de la comunicación; al contrario combatimos abiertamente la separación entre el entorno social, la vida cotidiana y los procesos de comunicación mediática. Nos reapropiamos de la tecnología, tomamos la frecuencia y los micrófonos porque creemos en la necesidad de una participación activa en la generación y circulación de conocimientos que alimentan una visión crítica respecto al orden establecido. Así, la información que se circula es la generada por la movilización social. Pensamos que esa reapropiación, para ser subversiva, debe ampliarse, colectivizarse hacia el conjunto de los que luchan por cambiar este mundo. Para nosotros, no se trata de crear "medios" sino de romper el monopolio de la tecnología y la información que impide la comunicación directa.
Por ello, la Ké Huelga es un espacio abierto a la participación de otros que como nosotros, ven en la comunicación uno de los antídotos contra el veneno del capital. Estas posturas nos colocan en abierta oposición al Estado y sus aparatos de represión e información. También buscamos situarnos fuera de los papeles que desde las especializaciones y la "profesionalización" hacen de la comunicación una mercancía y de los "comunicadores", capataces de la palabra.

De cómo percibimos la coyuntura actual

Entre la extensión de la “guerra contra el narco” y la imposición del “carnicero de Atenco” percibimos que la militarización, la extinción de los derechos sociales y la entrega del país a los grandes capitales está acelerando su paso. Hoy vemos al ejército aplicar en todo el país, la ley del más fuerte. El ejército y su azul disfraz, la policía federal, son ya el único sostén del proyecto neoliberal en México. El hundimiento de instituciones claves como son los poderes de la Unión, la educación y la salud públicas, así como la profunda crisis económica desatada desde 2008, han llevado a que la única oferta de los políticos sea "la mano dura", con cualquiera de sus rostros: Enrique Peña Nieto o Miguel Ángel Mancera. De Chihuahua a Chiapas y del antro Heavens a Cherán, las botas militares ocupan, hostigan, torturan y matan a las poblaciones que viven en los territorios que se busca controlar. El supuesto combate al narcotráfico es la excusa para incursionar en estados como Michoacán, Guerrero, Oaxaca, Chiapas, criminalizando toda lucha social que intenta defender sus territorios, tachando estas luchas como “fachadas de la guerrilla” e imponiendo así la ley del garrote. Dando continuidad a la política criminal de Calderón, el gobierno actual se despeña hacia el caos armado, donde la población civil queda como botín de guerra para militares y criminales.

Que hablemos de la situación catastrófica de la educación nacional o del servicio eléctrico, de la devastación del campo o de la privatización del agua, el conjunto de derechos conquistados durante décadas de lucha están siendo liquidados. Nadie olvida que el levantamiento zapatista fue causado por la contrarreforma del Artículo 27 constitucional. Hoy vivimos la privatización de la educación pública. También crecen las amenazas transgénicas contra nuestras semillas criollas. La educación sufre la asfixia presupuestal ilustrada por el drama de millones de jóvenes que no encuentran trabajo ni lugar en las escuelas. Y de la seguridad social mejor ni hablar, pues las pensiones han entrado en la ruleta de la especulación financiera mediante las Afores y los hospitales y clínicas son desmantelados y viven la falta cotidiana de recursos y medicinas.

En general, vemos el escalamiento de una guerra, pero no una guerra clásica en que se enfrentan fuerzas contendientes, sino de una guerra de exterminio contra la población.

Esta guerra tiene un objetivo fundamental: que las enormes riquezas del país sean explotadas por los grandes capitales. ¿A quién beneficia la Ley Monsanto y los permisos para sembrar transgénicos? A Monsanto, Cargill, Syngenta, etc. ¿A quién la extinción de Luz y Fuerza? A Iberdrola, AES, Mitsubishi, etc. Y lo mismo sucede en la minería, energía eólica, infraestructura, sector financiero, etc. etc. donde empresas de todo el mundo disfrutan de la manga ancha de los gobiernos para "atraer inversiones". Mención especial merecen los barones locales, con Carlos Slim a la cabeza, quienes han logrado apoderarse de una importante rebanada del pastel. Que Slim sea el hombre más rico del mundo no debe ocultar los negocios millonarios de los Zambrano (Cemex), los Azcárraga (Televisa), los Hernández (Maseca) y tutti gli altri. Mientras este puñado de ladrones se paga la vida de reyes, más de 50 millones de mexicanos viven en la pobreza y cientos de miles migran al Norte en busca de mejor vida, sólo para encontrar la muerte en manos de la migra, el desierto o los cazamigrantes.

En Ciudad Monstruo la guerra también se extiende poco a poco. Desde el 1° de diciembre vivimos la agudización de las prácticas represivas del gobierno local, que se enfoca en criminalizar una y otra vez la protesta social.

Lo que ha madurado entre el sexenio anterior y el que comienza es la debacle total de la casta política: el hundimiento de la socialdemocracia perredista y pejista, convertida en triste comparsa de un proyecto que busca mezclar la modernización capitalista con el asistencialismo, tiene su culminación en el "Pacto por México" que en nombre de todos pero en beneficio de muy pocos, busca entregar el resto de las riquezas nacionales y sumir en la nueva esclavitud a las masas. Esta crisis política sella las última ilusiones de que la transformación social se logrará mediante las vías institucionales. En el ánimo de la población se abre paso la intuición de que es necesario ensayar nuevos caminos y de forma creciente las nuevas luchas adoptan las ideas y los métodos de las tendencias autonomistas de la lucha social, en sus muy diversas versiones, desde el zapatismo hasta las experiencias urbanas y muy destacadamente, las luchas de los pueblos en defensa de sus territorios.

El papel de los medios y las tareas de los medios libres

En este panorama, los medios masivos de incomunicación juegan un papel esencial. Condicionamiento y manipulación son la añeja pero efectiva receta de los medios comerciales para mantenernos quietecitos mientras el país se desintegra. Y ello no se limita a los momentos de crisis, sino que abarca nuestra vida cotidiana. Los medios masivos de incomunicación modelan nuestras vidas a través de sus mensajes: dictan pautas de comportamiento, nos dicen qué hacer, cómo y cuándo; establecen las jerarquías de lo aceptable, de lo "bueno" y lo "malo"; encumbran o derrumban figuras públicas, etc. En el terreno de la lucha social, estos medios comerciales se comportan como ejércitos mercenarios al servicio del mejor postor y como eficaces guardianes del orden establecido. El "pensamiento estratégico" de los medios masivos está guiado por las técnicas conductistas y de manipulación de la mal llamada "opinión pública".

Y no podría ser de otro modo cuando sabemos que detrás de la supuesta "objetividad" de los comunicadores, los lazos del poder se tejen en sólidas redes: así, tenemos que Bill Gates, dueño de Microsoft, es un importante accionista de Televisa, y que Carlos Slim es uno de los dueños del New York Times. En los últimos 20 años, políticos y dueños de los medios han establecido una alianza estratégica de mutuo beneficio: el control de la población que garantizan los medios y que permite que ladrones y asesinos gobiernen el país, es premiado con las decisiones gubernamentales que mantienen el duopolio Televisa - TV Azteca sobre todo el país. Mientras los medios masivos se presentan como el teatro de la democracia y la diversidad, una mirada sobre los propietarios de las empresas de radio y televisión nos muestra que un puñado de actores controla la difusión de mensajes homogéneos que apuntalan el control social.

Los medios comerciales, y en particular la televisión, constituyen el principal vínculo de "comunicación" en el país. Históricamente, el Estado mexicano se ha dedicado a dos cosas: dejar en manos de los empresarios privados el espacio de la comunicación y reprimir las iniciativas que desde la sociedad intentan quebrar el monopolio mediático. Desafiar este monopolio es una tarea esencial para transformar el país. Por ello, los medios libres, asociativos, comunitarios, representan actores estratégicos en la lucha social.

La historia reciente habla de la importancia de los medios libres. En 1994 las incipientes redes a través de internet ayudaron a detener la guerra contra el EZLN y las comunidades indígenas en resistencia. La difusión de los hechos represivos en Atenco y de la tenaz resistencia de los pueblos oaxaqueños en 2006 representaron un salto cualitativo para los medios libres, que aprendieron a abrir espacios para quienes luchan contra el capital y sus gobiernos. Primero en mayo, ante el linchamiento mediático de los campesinos del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra de San Salvador Atenco, los medios libres abrieron un espacio de denuncia sobre las torturas y violaciones sufridas por l@s detendid@s, y transmitieron los llamados a la acción en solidaridad con los presos. Poco después, en el verano y otoño de 2006, los medios libres y reapropiados ocuparon un sitio esencial en la resistencia de los pueblos oaxaqueños: Radio Plantón, emisora del magisterio democrático, Radio Universidad, que acabó siendo el último bastión del movimiento oaxaqueño, la ocupación de radios e incluso una emisora televisiva, el trabajo de medios libres como Indymedia Oaxaca y otras iniciativas, todos, permitieron que estos pueblos pudieran combatir con eficacia la mentira mediática, al punto que su resistencia sólo pudo ser quebrada por la brutal represión de la PFP.

La novedad que trajo la coyuntura del año 2012 fue la renovación del cuestionamiento de los medios masivos de incomunicación. Ya en 1968, el movimiento estudiantil y popular desnudó el control estatal sobre los medios y su papel como pilar del régimen criminal del PRI. 44 años después, bajo el paraguas del YoSoy132 las movilizaciones ciudadanas sacaron a la luz el cambio en el papel de esos medios convertidos ahora en uno de los principales poderes fácticos del país, capaces de llevar a la presidencia a un personaje como Peña Nieto que sintetiza el cinismo criminal con la incompetencia más burda. Estas movilizaciones marcaron el inicio de una nueva etapa en la que la construcción de medios de difusión y de comunicación ligados a las luchas sociales se ha convertido en un sentido común, una necesidad para hacer frente a los grandes poderes capitalistas.

Frente a la descomposición del régimen y la militarización, los medios libres representan las únicas ventanas por las que se cuelan retazos de la realidad que contrarrestan las mentiras de la propaganda gubernamental. Al desafiar el monopolio mediático, los medios libres golpean uno de los pilares del control social en este país.

Y es por ello que son duramente perseguidos, particularmente aquellos que alcanzan una difusión masiva como son las radios. En efecto, las radios libres han pagado una alta cuota de sangre y esfuerzos desmantelados por la acción de las autoridades. En este terreno también se advierte el endurecimiento del régimen. De acuerdo con la legislación de medios, que no contempla un estatuto definido para las radios libres o comunitarias, transmitir sin permiso es penado con una multa y el decomiso del equipo. Durante décadas, así actuó el gobierno. Sin embargo, a partir de 2007 - 2008, la administración calderonista ha cambiado de estrategia y mediante un ilegal recurso jurídico, acusa a quienes transmiten sin permiso de "daños a los bienes nacionales", delito penado con 12 años de cárcel y multa de 50 mil pesos. Están en marcha dos procesos legales donde compañer@s han sido acusados de este "original" delito: Rosa Cruz, de la radio comunitaria purépecha Uekakua, que transmitía con 5 watts de potencia desde la comunidad de Ocumicho, Michoacán, y Héctor Camero, miembro de la Radio Tierra y Libertad de Monterrey, Nuevo León.

Con su dureza, el arsenal jurídico ocupa un segundo plano frente a la interferencia, los asesinatos y agresiones físicas contra quienes construyen las radios libres o comunitarias. En Oaxaca, Chiapas y Ciudad Monstruo la interferencia mediante otra señal de radiofrecuencia más potente ha sido ampliamente utilizada por los gobiernos locales o por el federal para intentar callar a las radios libres o comunitarias: Radio Insurgente, emisora del EZLN, fue interferida en Chenalhó Radio Plantón y Radio Universidad en Oaxaca capital fueron interferidas durante el movimiento de 2006. Actualmente Radio Plantón debe saltar de frecuencia para evitar ser interferida. En Guerrero, Radio Ñomndaa ha visto reducido su alcance por la presencia de una señal de Acapulco, que impide que "La Palabra del Agua" se escuche en Ometepec, la cuidad más cercana a Xochistlahuaca. En Ciudad Monstruo, Regeneración Radio (105.3 FM) y La Voz de Villa (91.7 FM) han sido bloqueadas por una transmisión de mensajes esotéricos y música grupera desde 2009. En julio de 2013 a los compañeros de Regeneración Radio les fue silenciada su señal por las autoridades universitarias. La Ké Huelga Radio ha sufrido cuatro interferencias en sus 14 años de existencia. Durante la huelga estudiantil de 1999 y en 2000 con el ruido de una sirena; actualmente mediante dos señales: una estación "anónima" que transmite mensajes esotéricos y música grupera, y Radio Josna, emisora ligada al PRI del Estado de México que transmitía desde Ciudad Neza. Durante todo 2012 y hasta la fecha, nuestra señal es obstruida por una transmisión de música y mensajes esotéricos. Asimismo, hemos recibido intimidaciones por desconocidos que se identifican como policías federales que intentan establecer las identidades de los integrantes de la Ké Huelga.

Menos frecuentes, los asesinatos y las agresiones físicas también han golpeado a los medios libres. Recordemos como ejemplo doloroso el asesinato de Felícitas Martínez y Teresa Bautista, comunicadoras del pueblo triqui e integrantes de la radio "La Voz que rompe el silencio", quienes fueron brutalmente asesinadas en abril de 2008. L@s compas de Radio Ñomdaa también han sufrido encarcelamiento (David Valtierra en 2007) intentos de desmantelamiento (2008) y golpizas (Obed Valtierra en 2009).

Frente al proyecto capitalista que mediante el terror, la fuerza militar y las mentiras propagandísticas pretende crear un nuevo paraíso para los ricos y sus sirvientes de la casta política, consideramos de la mayor importancia la consolidación de los espacios de comunicación directa y libre así como la colectivización de los conocimientos y las tecnologías que permitan romper con el monopolio mediático. Esperamos que esfuerzos como esta convergencia de medios, nos impulsen a crecer juntos nuestras diversas formas de luchar.

Por nuestra parte, proponemos tres terrenos iniciales para llevar adelante esta colectivización de saberes:

a. El intercambio de materiales: se trata de hacer ágil el acceso a los materiales que creamos así como apoyarnos mutuamente en su difusión.

b. Crear espacios y modos de intercambio de conocimiento. Mejorar las formas en que creamos y compartimos conocimientos. Enriquecer los espacios mezclando diversas formas de expresión (por ejemplo, sumar video al audio y viceversa, crear versiones impresas de contenidos electrónicos, etc).

c. Crear redes de respuesta y seguimiento ante hechos represivos. En esta línea se ha avanzado mucho gracias al trabajo de defensores de derechos humanos y de los propios medios, pero aún falta mucho por hacer para lograr la agilidad necesaria en nuestra respuesta ante la represión. Se trata de pasar de la denuncia hacia el apoyo para la defensa y para mantener vivos los proyectos que son reprimidos: además de parar la represión debemos ser capaces de ayudar a los compañeros reprimidos a relanzar su espacio. Otra tarea estratégica para los medios libres es crear vías seguras de comunicación entre nosotros: proponemos comenzar por trabajar el anonimato y la encriptación de nuestras comunicaciones, evitando en lo posible los canales más vigilados como son las redes sociales, los teléfonos y los correos "en claro", para comunicarnos entre nosotros: esos espacios son excelentes para la difusión de nuestros mensajes, pero son un campo fértil para la policía.

Finalmente, invitamos a todas y todos los asistentes a esta convergencia a mantener una comunicación constante a través de nuestro correo de contacto: kehuelga@kehuelga.net y nuestro sitio http://kehuelga.net/diario

Ké Huelga radio

libre, social y contra el poder

agosto de 2013


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | | Estadísticas del sitio | Visitantes : 2840 / 4315530580

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Nuestras reflexiones   ?

Sitio desarrollado con SPIP 3.0.22 + AHUNTSIC

Creative Commons License